Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > Regreso a casa

Regreso a casa

Todos tenemos miedo y está bien, ahora entraremos al aislamiento y eso está bien, hay compras de pánico y está bien, porque nos ha mostrado el egoísmo y la fragilidad en la que vivimos, hay una enfermedad rondando nuestras vidas como un buitre hambriento y eso está bien, porque resulta que no somos tan fuertes como pensábamos, incluso la muerte ha salido a caminar a las calles con sus peores vestidos de pavone, ah y eso está bien porque nos empuja a recordar que todos tenemos una cita con ella tarde o temprano, el silencio en las calles y eso está bien porque por fin el ruido ha disminuido y con ello hemos regresado a escuchar a los demás, pero sobre todo está la oportunidad de escucharnos a nosotros mismos y así escuchar también la voz de Dios.

Mañana si abres las ventanas de tu casa escucharás mejor los pájaros armando el cielo y no los gritos entre las personas, las ofensas entre los autos, desde tu balcón por fin volverás a ver el cielo azul y no el humo de la contaminación, pronto escucharás de nuevo el sonido de los cubiertos en la casa de tu vecino porque la familia está reunida, porque los hogares se llenarán de nuevo de risas y los platos sucios habrán sido limpiados, los padres pueden volver a contarle cuentos a sus pequeños, habrá que hacerle frente a la convivencia humana, por fin esta que tanto nos hace falta, y si estás solo vas a poder hablar contigo, bañarte lento, desayunar despacio, ponerte aceite sentir tus manos, a lo mejor no puedes salir a la calle pero si puedes cantar desde tu balcón y musicalizar el planeta entero, pronto te darás cuenta que puedes vivir con poco y no con todo eso que tanto te angustia, vas a limpiar la basura dentro de ti y por fin tendrás un espacio para acomodarte ahí justito en ti aprenderás que hay pocos placeres en la vida como moler café y hacer el desayuno cantando, pronto recordaremos que nuestro mundo es abundante y descubriremos que la enfermedad es nuestra actitud de vacío, y eso está bien porque si queremos tan solo si queremos, pronto la bondad retomará el control de la humanidad y todos buscaremos ofrecer consuelo,  dar comida y después de tanto tiempo de no abrazarnos, no querremos hacer otra cosa más que amarnos.

Vamos a replantear nuestra vida, vamos a querer que nuestra vida les sirva a los cansados, a los angustiados y desamparados, el mundo entero podría decidir hoy dejar de gritar, dejar de odiarse, nos vamos a ver forzados a perdonarnos porque nos hemos dado cuenta que todos nos necesitamos!

Pronto nos vamos a reunir para accionar y reflexionar sobre esta obsesión con la velocidad que nos tiene a todos apunto de un infarto espiritual, es hora de enfocarnos en lo que realmente importa, a no estar enfocados en las causas finitas sino un poco más ocupados en las causas eternas y, si queremos podremos dejar las pasiones insanas a un lado, las discrepancias podrían ser puentes y no acantilados, ha llegado el momento de cooperar, no solo de competir, de ser más que una simple sociedad mejor, un colectivo integral, mañana el mundo podría despertarse con una mejor realidad, una nueva mirada que mejore la visión de todos los integrantes del planeta, le podríamos hacer frente al mal juntos, si podemos, ya no sólo estaremos reunidos sino también unidos, este nuevo corazón nos permitiría en verdad sentir el peso del dolor de los olvidados, nos acudiría hasta las entrañas y nos permitiría usar los zapatos de quienes hace tanto tiempo ignoramos y menospreciamos, nos haría de nuevo humanos veríamos el suicidio en la mirada de un amigo antes del accionar, veríamos la ansiedad de nuestro hermano de nuestra madre, sentiríamos el peso y la responsabilidad de los padres de familia y estaríamos dispuestos a ayudarles con un pedazo de la carga, dejaríamos nuestras conveniencias y por fin estaríamos enfocándonos en las convicciones, estaríamos girando el timón del mundo entero si quisiéramos, y creo que todos de alguna u otra forma lo anhelamos, lo queremos, aferramos a esta empatía, esta bondad y estas ganas de ayudar, es un mundo horrible si todo se trata de ti pero es el mejor planeta del cosmos si se trata de todos, así que oremos, oremos por un nuevo renacer y avivamiento del amor, oremos como si no fuéramos a recibir respuesta, clamemos como si jamás nos fueran a escuchar, alabemos hasta que se revienten las ventanas del cielo, la noche puede venir, el llanto, pero en la mañana esas lágrimas serán sonrisas de júbilo.

Ya se acerca la primavera, todo puede reverdecer y así será si así lo queremos, yo quiero y tú recuérdate que la falta de coraje causa disminución de momentos increíbles. Hoy no retrocederemos ante las dificultades, hagamos de esto un hecho histórico pero marcado no por las heridas sino por la empatía. Este dolor no puede ser estéril, debemos salir de esto mejorados, así lo haremos, así lo haremos! Estoy seguro, porque el mal nos ha puesto de rodillas pero olvidó que justo de rodillas es la mejor posición de ataque que tiene el ser humano, haremos temblar al mal, uniéndonos en amor, no hay nada más viral que la música, no hay nada más poderoso que el amor, no hay nada más contagioso que el amor.

 

Extraido de Mensaje “Regreso a Casa” de Daniel Habif

Kenneth Madriz

 

Kenneth Madriz
Ingeniero en Sistemas. Director de Tecnologias de Informacion y Radio JuventudOnline. Se dedica a brindar consultorias y charlas en el uso correcto e integración de la tecnología. Lider con experiencia en trabajo con Jovenes y equipos ministeriales.

Leave a Reply

Top