Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > No te aferres al método antiguo

No te aferres al método antiguo

Entonces Moisés y Aarón se apartaron del pueblo y fueron a la entrada del tabernáculo, donde cayeron rostro en tierra. Allí la presencia gloriosa del Señor se les apareció, y el Señor le dijo a Moisés: «Tú y Aarón tomen la vara y reúnan a toda la comunidad. En presencia de todo el pueblo, háblale a la roca y de ella brotará agua. De la roca proveerás suficiente agua para satisfacer a toda la comunidad y a sus animales». … Enseguida Moisés levantó su mano y golpeó la roca dos veces con la vara y el agua brotó a chorros. Así que toda la comunidad y sus animales bebieron hasta saciarse. Sin embargo, el Señor les dijo a Moisés y a Aarón: «¡Puesto que no confiaron lo suficiente en mí para demostrar mi santidad a los israelitas, ustedes no los llevarán a la tierra que les doy!». (Números 20:6-8, 11-12 NTV)

Este pasaje ocurre después de que el pueblo de Israel se quejó por la falta de agua en el desierto… Si ustedes han leído la historia, se acordarán que anteriormente también hubo una situación similar, y en ese caso Dios le dijo a Moisés que golpeara la roca y saldría agua. Pero esta vez le dijo que le hablara…

Vemos acá que Dios usó dos métodos diferentes para el mismo problema, pero Moisés y Aarón, que habían creído la vez anterior y habían visto la respuesta de Dios, dudaron de que Dios usara otro método con el mismo resultado (pues en el versículo 13 vemos que no confiaron lo suficiente en Él), o tal vez era una actitud de “vayamos por la segura, esto funcionó y funcionará de nuevo”. Cuantas veces nos pasa lo mismo… como antes Dios respondió a nuestro problema o situación de cierta forma, esperamos que siempre lo haga, y dudamos cuando nos dice que lo hará de otra forma, o que hagamos algo diferente, o preferimos ir por lo seguro. Dios en Su misericordia respondió a Moisés y dio el agua, pero ni Aarón ni Moisés pudieron entrar a la Tierra Prometida por su falta de fe… Que eso no nos pase a nosotros, que por no creer que Dios puede (y quiere) cambiar el cómo nos responde, nos perdamos de nuestra “Tierra Prometida”. Este pasaje me desafía… me desafía a creer en Dios, a no decirle cómo debe responder mis peticiones, pero a ser obediente a Su guía y dirección. Y a tener la expectativa de cómo responderá cada vez, aunque la situación sea la misma o similar… Él es creativo y diverso. ¡Te animo a ser igual! Creamos a Dios, aunque cambie de método cada vez, y estemos expectantes.

Escrito por: Rebekka Otremba

Rebekka Otremba
Rebekka Otremba, colombo-alemana, nace en 1983 en Alemania, al año se muda a Colombia, donde ha vivido casi toda su vida. Hija de pastores y misioneros, que ama a los adolescentes y sobre todo a Dios. En el presente es líder de adolescentes y consejera juvenil en Bogotá, Colombia, en su iglesia local. Su pasión es ayudar a los jovenes con sus problemas y que puedan vivir una vida que marca una diferencia y hace un impacto para el reino de Dios.

Leave a Reply

Top