Estas aqui
Inicio > Recursos > Devocionales > ¿Cómo vivimos?

¿Cómo vivimos?

Tengo la plena seguridad y la esperanza que jamás seré avergonzado, sino que seguiré actuando con valor por Cristo, como lo he hecho en el pasado. Y confío en que mi vida dará honor a Cristo, sea que yo viva o muera. Pues, para mí, vivir significa vivir para Cristo y morir es aún mejor. Pero si vivo, puedo realizar más labor fructífera para Cristo. Así que realmente no sé qué es mejor. Estoy dividido entre dos deseos: quisiera partir y estar con Cristo, lo cual sería mucho mejor para mí; pero por el bien de ustedes, es mejor que siga viviendo. Filipenses 1: 20 – 24 (NTV)

No sé como sea con ustedes, pero estos versículos realmente son desafiantes para mí… Tiendo (tendemos) a poner tanta importancia y énfasis en el vivir, y hacemos todo lo que podamos para mantenernos vivos como sea…, nos estamos enfocando en el aquí y ahora… Pero quiero tener y, animarlos a tener, la actitud de Pablo… Que sea que vivamos o muramos, que sea cual sea nuestra condición, vivamos para Cristo teniendo la mirada en el estar con Cristo… Si, no es fácil… Pero que nuestra vida, como sea, bajo las circunstancias que estés, con buena salud o mala, con una buena vida o no, etc., esté dando la gloria a Dios… Que siempre tengamos en mente: Si vivo, vivo para dar a conocer a Cristo y vivir para Él… y si muero, finalmente estaré con Él, que es nuestra meta y anhelo. ¡Vivamos para Cristo y estemos dispuestos a morir por Él!

Escrito por: Rebekka Otremba

Rebekka Otremba
Soy Rebekka Otremba. Soy colombo-alemana, y estudié una Licenciatura en Biblia y Teología, una Maestría en Psicología Clínica Cristiana, tengo un Diploma Avanzado en Respuesta en Crisis y Cuidado en Caso de Trauma, estudios en tratamiento de Desordenes Alimenticios, y varios cursos de Consejería/Psicología. Soy Master Coach en Salud Mental con especialización en Prevención de Suicidio. Mi pasión y deseo es ayudar a los jóvenes con sus luchas, problemas y dificultades, poder escucharlos, consolarlos, animarlos y aconsejarlos para lograr el potencial que Dios les ha dado. Estoy dispuesta y deseosa de escucharte y ayudarte. Si necesitas ayuda, contáctame al correo electrónico: conversemosenconfianza@gmail.com. No lo enfrentes sol@

Leave a Reply

Top